¿Qué cantidad de cosmético utilizar?

       

Cuidar nuestra piel es fundamental pero también es importante saber cómo cuidarla. A veces cometemos el error, la mayoría de las veces por desconocimiento de aplicarnos productos no adecuados o usar cantidades que lo único que consiguen es saturar nuestra piel y lo que es peor gastar el producto enseguida.

¿Qué cantidad de cosmético utilizar?

Hoy queremos darte algunos consejos para que no sólo ahorres en productos sino también saques el mejor partido de éstos. Sigue estas pautas que van desde tu limpiador facial hasta tu crema hidratante y comprobarás los beneficios.

 

¿Qué reglas debes seguir antes de aplicar un producto? 

Una regla básica antes de aplicar cualquier producto es desmaquillar el rostro. Empezar por los ojos, esta zona es muy delicada por lo que asegúrate de usar el producto adecuado. Con poner unas gotas en tu disco desmaquillante bastará. Desliza el algodón suavemente por la zona. Debes tener en cuenta el producto, así que para evitar alergias procura que sea hipoalergénico. Para limpiar el resto de la cara, si te gustan las leches limpiadoras o los aceites, aplicarlas directamente sobre la piel seca. Así eliminarán mejor los restos de suciedad o maquillaje. Si prefieres los jabones o geles, aplícalos sobre la piel mojada pero directamente sobre la piel del rostro.

¿La cantidad? Pon en la palma de tu mano el tamaño de una nuez en producto y aplica el producto en mentón, frente, mejillas y nariz. No olvides hacer este ritual tanto de día como de noche. Así eliminarás mejor los restos de suciedad o maquillaje. Nada de hacer espuma con las manos, porque eso sólo te llevará a desperdiciar más cantidad de producto. En el caso de que utilices paños o esponjas, evita también poner en ellas el producto, porque absorberán demasiada cantidad. Sea cual sea el tipo que utilices, el gesto es el mismo: masajea la piel en movimientos circulares y aclarar con agua tibia.

 

Una vez que tu rostro está limpio y seco, aplica un tónico. La forma de aplicarlo es muy fácil, pon en un algodón unas gotas y pásalo por la piel de tu rostro para eliminar los restos de suciedad y químicos del agua. El tónico refrescará tu piel y la preparará para el siguiente paso.

 

Sérum o suero

¿Sérum o crema hidratante? Ambas, ya que se complementan, pero la forma y el orden de aplicación importa. Primero aplica el sérum. Aporta muchos beneficios si se aplica después de la piel perfectamente limpia y preparada, ya que así sus ingredientes activos penetrarán más rápido y mejor. Su aplicación dependerá del tipo de sérum que elijas: con movimientos circulares, pequeños toques, evitando la zona de los ojos, etc. Para ello sigue las instrucciones de uso específicas de cada cosmético. En cuanto a la cantidad, no varía mucho de un tipo a otro. De 2 a 4 gotas de producto, cubriendo con una capa fina de producto tu rostro.

Es importante añadir, que, por la composición del sérum puede ser que éste sea en aceite. La aplicación es la misma que para un sérum normal, es decir, antes de la crema hidratante, pero su cantidad varía. Al ser en aceite penetra más fácil en las capas más profundas de la piel y la cantidad a aplicar puede llegar a ser hasta de 6 gotas. Como anotamos anteriormente, no es bueno sobrecargar nuestra piel a base de productos. El hecho de que te apliques mucha cantidad de producto no multiplica sus efectos. Por lo que es aconsejable que utilices uno u otro, por ejemplo, un sérum en crema por la mañana y en aceite por la noche, o viceversa. 

 

Contorno de ojos. 

No se aplica justo debajo del ojo, sino en la cuenca, donde se toca el hueso, sin descuidar la zona del rabillo para combatir las patas de gallo, y evitando preferiblemente los párpados superiores, a no ser que lo especifique la etiqueta del producto. La forma de aplicarlo es con la yema del dedo anular. ¿Por qué este en concreto? Es el que recomiendan las expertas en belleza porque es el dedo de la mano que menos fuerza tiene y, por lo tanto, con el que se ejerce menos presión en esta delicada zona. El movimiento debe ser desde la sien hasta el lagrimal y en sentido inverso, hacia el exterior, en un delicado movimiento de vaivén, procurando –muy importante– no desplazar la piel para no formar arrugas. Después de tres o cuatro pasadas, conviene presionar unos segundos en la parte del lagrimal para drenar la zona y evitar la aparición de bolsas. Y para finalizar: un suave tecleteo de las yemas de los dedos para favorecer la absorción total del producto.

¿Aplico primero la crema hidratante o el protector solar?

Tu ritual facial se complementa con tu crema hidratante, ideal para tu tipo de piel, edad y el efecto que quieras conseguir. Eso sí, no olvides aplicar este ritual tanto de día como de noche.

Para aplicar tu crema hidratante debes hacerlo siempre desde el centro del rostro hacia los extremos, con movimientos circulares y sin olvidar la zona del escote y cuello. Esta parte del cuerpo también se deshidrata y puede envejecer de forma prematura.

Si tu hidratante lleva protector solar, perfecto, es el momento de aplicarla. ¿Qué ocurre si tu crema no lleva FPS?. Muy fácil, aplica primero tu crema hidratante para a continuación seguir con un profector solar.  Tanto si usas con protector como si no, la cantidad ideal es del tamaño de una avellana o de un tomate cherry en la palma de tu mano. Por la noche aplica menos cantidad, del tamaño de un arándano. 

Si a continuación vas a aplicar maquillaje, espera al menos 15 minutos hasta que tu piel absorba la crema. Si vas con prisa, prevé esta necesidad de tu piel y aplica tu base y tu ritual completo antes de tiempo.

Cuidar nuestra piel es muy sencillo, pero existen unas reglas que es importante seguir para obtener el mayor beneficio, no sólo a nuestros productos, sino también a nuestra piel, para que luzca reluciente.

Publicado el 25/3/2021

       

RSS 2.0 (Blog Campanar Cosmetics)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios