¿Cómo empezar a cuidar mi piel?

       

Aunque cada persona es diferente y el efecto envejecimiento puede aparecer en diferentes momentos, los expertos concluyen que la edad para comenzar a cuidar nuestra piel no debería ser más tarde de los 25 años.

¿Cómo empezar a cuidar mi piel?

Nuestra piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y por lo tanto el que está más expuesto a agentes medioambientales, cambios, alimentación desequilibrada, exposición continua al sol o al frío, estrés, etc. Estos son motivos suficientes por lo que debemos cuidarla como se merece.

Para su cuidado correcto lo ideal es conocer en primer lugar qué tipo de piel tenemos y a partir de ahí potenciarla según la franja de edad en la que nos encontremos.

A los 30 años: Comienza el reto.

Es en esta edad cuando la piel empieza a presentar los primeros signos como falta de luminosidad, textura irregular, primeras líneas de expresión, cansancio, manchas, pérdida de coloración, y elasticidad.

Para ello es importante además de una limpieza y tonificación adecuada, hacer uso de tratamientos basados en Retinol (consulta siempre con tu especialista), su poder antioxidante estimula la producción de colágeno retardando los procesos de envejecimiento, tiene acción regeneradora contra trastornos como el acné, y posibilita un cutis más homogéneo.

También es interesante el uso de fibrotensores como los sérums ricos en vitamina C, un poderoso antioxidante para disminuir el aspecto de las líneas finas y las arrugas, a la vez que ilumina el cutis, combinado con una buena crema hidratante diaria y una mascarilla también con efecto hidratación una vez a la semana.

A partir de los 35 años: Tu mejor aliado: El colágeno.

Nuestras células han disminuido la producción de colágeno. Esto se ve reflejado en la pérdida de firmeza y aparición de las primeras arrugas. Es el momento de usar tratamientos fibrotensores pero esta vez aquellos que mantienen nuestra piel tonificada. Para ello, son ideales las cremas y sérums con ingredientes como el silicio, colágeno y germen de soya. Todo esto acompañado de una correcta limpieza y tonificación de nuestra piel, (elige limpiar tu rostro con agua micelar, es un producto que limpia en profundidad pero es suave y ayuda a deshacerte de restos de maquillajes, contaminantes y células muertas). No olvides proteger tu piel del sol a toda costa, y aplicar una mascarilla reafirmante, hidratante y calmante dos veces por semana.

A los 40 años: Contorno de ojos.

De forma irremediable la piel muestra mayores signos de cansancio y flacidez. La clave es la renovación celular, es decir recuperar elasticidad, haciendo especial hincapié en el contorno de ojos.

¿Cómo pueden ayudarnos los exfoliantes en la renovación celular?

Exfoliar ayuda a remover los residuos e impurezas de las células, limpiando, purificando y aportando suavidad y rejuvenecimiento. Según las características de tu piel existen varios tipos según tu tipo de piel o la zona donde quieras aplicarlo.

Existen diferentes tipos de exfoliantes según las necesidades y características de nuestra piel y de la zona del cuerpo donde se aplique; de las zonas del cuerpo más extensas a los exclusivamente indicados para el rostro. Los hay para pieles grasas, secas o sensibles y los hay indicados para pieles más envejecidas y escamosas, que necesitan de un tratamiento más intenso. Como aliado en esta etapa de tu vida te recomendamos aquellos productos que contengan ácido glicólico. Su exclusivo efecto de peeling químico, superficial y a la vez profundo, da lugar a una exfoliación progresiva, como consecuencia de la cual disminuye la capa de células muertas al mismo tiempo que aumenta el espesor de la epidermis y dermis, esto se traduce en mayor elasticidad, luminosidad, hidratación y oxigenación.

De los 40 a los 50 años: Ácido hialurónico.

El envejecimiento hormonal se evidencia en nuestra piel. La pérdida de firmeza, elasticidad, luminosidad y la aparición de manchas y arrugas más significativas, nos muestran que es momento de utilizar cremas con efecto tensor, antiarrugas y que mejoren la regeneración celular.

En esta etapa de la piel, algunas personas acuden al bótox y rellenos de ácido hialurónico para reponer el volumen de esta y mantener una piel joven y radiante, pero existen productos cosméticos que pueden ayudarte a conseguir este efecto por su capacidad para hidratar a fondo, estimular la producción de colágeno, elastina y restaurar el volumen facial.

Algunos productos que te recomendamos son aquellos sérums o cremas que contengan ácido hialurónico como base combinados con vitamina C, retinol, y aceites suaves como la jojoba, escualeno, entre otros.

A partir de los 55. El papel de los aminoácidos: Péptidos.

Llegados a esta edad, las arrugas son más profundas, existen manchas en la piel (por lo que se recomienda el uso de cremas aclarantes acompañadas de un buen protector solar) y la piel tiende a estar más seca. Los péptidos son pequeños “bloques de construcción” que se encuentran de forma natural en nuestro cuerpo y nuestra piel. Están formados por una unión de aminoácidos y su principal acción es la de transmitir información entre las células. Los hay que protegen la piel contra los radicales libres; otros que aumentan la producción de colágeno y elastina reduciendo las arrugas; los hay que la hidratan aumentando el nivel de ácido hialurónico natural de la propia piel; o que reducen la contracción muscular para disminuir las arrugas de expresión de forma similar al bótox.

Combinado con otros ingredientes como el pro-retinol (estimula la producción de colágeno sobre todo en el contorno de ojos), Niacinamida (Vitamina B3), Glicerina y partenol (ayudan a la retención de humedad en la piel), y antioxidantes, son el complemento perfecto.

El cuidado de la piel debe ser una tarea obligatoria al menos dos veces al día. En esos momentos debes limpiarla, hidratarla y protegerla de los rayos solares. Adicionalmente, es importante que comamos de forma saludable, beber mucha agua y realizar ejercicio físico para lucir espectacular todos los días. No olvides antes de realizarte algún tratamiento, consultarlo con un especialista profesional de la piel.

Publicado el 4/2/2021 en Cosmeticos

       

RSS 2.0 (Cosmeticos) RSS 2.0 (Blog Campanar Cosmetics)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios