LOS PIES, LOS GRANDES OLVIDADOS

         

Los pies, nuestros grandes olvidados. Cómo tener y cómo mantener nuestros pies sanos.

LOS PIES, LOS GRANDES OLVIDADOS

LOS PIES, LOS GRANDES OLVIDADOS

Nuestros pies son nuestro principal punto de apoyo, cargan con el peso del cuerpo durante todo el día y son, junto con las manos, los elementos del cuerpo mecánicamente más complejos, y sin embargo, son los grandes olvidados. El pie humano está constituido por 26 huesos, 19 músculos, 33 articulaciones y más de 100 tendones.

Más del 80% de la población sufre algún problema en sus pies, debido a la falta de higiene, cuidado deficiente, problemas circulatorios o elección de calzado inadecuado.

La higiene es uno de los elementos más importantes para la salud de nuestros pies. Debemos lavarlos todos los días y secarlos muy bien, sobre todo entre los dedos. Si se desea, es muy beneficioso aplicar un baño con agua caliente, jabón y sal. Es importante que el baño no supere los 10 minutos, pues podría favorecer el crecimiento de hongos, debido a que la piel se reblandece con el agua caliente.
Podemos limar los callos y las asperezas con una piedra pómez o una lima ancha y eliminar la piel reseca y callosidades con un gel exfoliante.
Cortar las uñas es necesario para mantener una adecuada higiene en los pies, debe hacerse con un cortaúñas o con tijeras especiales, y siempre de forma recta para evitar que la uña se encarne y nunca dejarlas demasiado cortas.
Para evitar la aparición de hongos podemos usar polvos antisépticos en el calzado.

Debemos dedicar unos minutos al día a nuestros pies, examinarlos a menudo, observar si hay cambios en el grosor de la piel, en el color de las uñas (que puede ser señal de hongos), controlar las grietas de los pies. Debemos controlar el dolor, motivo por el que se debe acudir al médico para descartar posibles lesiones.
Debemos evitar el exceso de sol en la zona de los pies, si vamos a la playa, aplicar una crema protectora del mismo modo que hacemos en el resto del cuerpo.
Es muy importante que la circulación sanguínea en los pies sea la adecuada. Para favorecerla, podemos aplicar un masaje en la zona de la parte trasera de la pierna, de esta forma se favorece el retorno venoso y los pies tendrán un mayor aporte sanguíneo.

Por último, es importante la elección del calzado adecuado para cada tipo de pie. El peso del cuerpo debe repartirse de forma adecuada, el uso de tacones lo impide, por ello los expertos recomiendan usar tacones el menor tiempo posible para evitar la aparición de juanetes y lesiones en el tendón de Aquiles provocadas por el uso de tacones altos.
Las suelas de los zapatos deben ser resistentes, flexibles y acolchadas para absorber el impacto que se produce al caminar por terrenos duros.
El calzado debe ajustarse a los dedos y a los talones, el pie no debe quedar suelto en el interior de los zapatos ni éstos deben ser demasiado estrechos, pues esto favorece la aparición de durezas y callosidades.

Publicado el 22/9/2013 en farmacia

         

RSS 2.0 (farmacia) RSS 2.0 (Blog Farmacia Del Campanar)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios