LA VITAMINA D Y LA ABSORCIÓN DEL CALCIO EN LOS HUESOS

         

La Vitamina D y la absorción del Calcio, cómo influye en la mineralización ósea

LA VITAMINA D Y LA ABSORCIÓN DEL CALCIO EN LOS HUESOS

La Vitamina D o calciferol es una vitamina liposoluble, es decir, se almacena en los tejidos grasos de nuestro cuerpo.

La función más importante de esta vitamina es facilitar la absorción de calcio en los huesos. Por este motivo, tiene una función muy importante para el desarrollo del cuerpo humano durante las etapas de crecimiento, nuestro cuerpo utiliza la vitamina D para la formación y desarrollo del hueso durante la niñez. Si existe un déficit de vitamina D, el paso del calcio a los huesos no se produce en la etapa de desarrollo en niños y puede dar lugar a raquitismo, por ello la vitamina D también es denominada vitamina antirraquítica.

La vitamina D podemos obtenerla de dos maneras:

-          Mediante la ingesta de alimentos que contengan esta vitamina, aunque muy pocos alimentos la contienen de forma natural. Entre ellos podemos destacar los productos lácteos como la leche (suele ser enriquecida con vitamina D), la mantequilla, la crema de leche y el queso. También contienen vitamina D el pescado graso como el atún, el salmón y la caballa; los cereales, la margarina y la leche de soja (también solemos encontrarlos enriquecidos).

 

-          Mediante la exposición a la luz solar. Algunas personas, únicamente mediante la exposición directa a la luz del sol, satisfacen sus necesidades de vitamina D.      

Cabe destacar que de 10 a 15 minutos de exposición al sol tres veces a la semana son suficientes para producir los requerimientos corporales de esta vitamina. Es necesario que el sol alumbre sobre la piel de la cara, los brazos, la espalda o las piernas. Debido a que la exposición a la luz solar es un riesgo para el cáncer de piel, se debe usar protector solar después de unos cuantos minutos en el sol.    

Es posible que las personas que no viven en lugares soleados no produzcan suficiente vitamina D. La piel expuesta a la luz solar en espacios cerrados a través de una ventana no producirá vitamina D. Los días nublados, la sombra y tener la piel oscura igualmente disminuyen la cantidad de vitamina D que la piel produce.       

 

El exceso de ingesta de vitamina D, puede provocar que los intestinos absorban demasiada cantidad de calcio, puede acumularse el calcio en sangre y puede dar lugar a algunos efectos secundarios: un posible daño a los riñones, estreñimiento, o debilidad, aunque no suelen darse con demasiada frecuencia y la cantidad ingerida ha de ser muy elevada.

 

En general, las personas mayores de 50 años necesitan un aporte mayor de vitamina D, y calcio, ya que los huesos a partir de esta edad, comienzan a debilitarse, si existe un déficit de calcio  y vitamina D puede dar lugar a la desmineralización ósea, provocando osteomalacia, incluso osteoporosis.

Publicado el 7/5/2013 en farmacia

         

RSS 2.0 (farmacia) RSS 2.0 (Blog Farmacia Del Campanar)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios